Reseña: Rojo y Oro

Rojo y Oro
de Iria G. Parente y Selene M. Pascual  

Escuchad, mortales,
la historia de un dios que no quería vivir,
de una amazona obligada a matar
y de su libertad para siempre robada.
Aguardad y temed el despertar del caos:
cuando Eris abra los ojos,
la venganza al fin llegará.
Orión está cansado de ser el esclavo de Hera desde que su madre, la diosa del Caos, fue condenada por su ambición. Hera le ha tratado siempre más como un criado que como el dios que es. Y quiere que eso acabe.
Asteria está cansada de luchar. Desde que el pueblo de las amazonas fue arrasado hace años, ella y sus hermanas viven esclavizadas y obligadas a servir al Emperador de Élada como gladiadoras. Y quiere que eso acabe.
El mundo de Orión es dorado como solo puede serlo la grandeza de los dioses; el mundo de Asteria es rojo como solo puede serlo la sangre que derrama cada día.
Ambos buscan venganza hacia quienes los encadenaron en esos mundos.
Ambos buscan libertad, y harán lo que sea necesario para conseguirla.


No sé cómo lo he hecho, pero he abierto un huequito en mi agenda para poder leer semejante preciosidad. En serio, creo que no hay cosa mejor que haya hecho en todo febrero que decidir leer Rojo y Oro a pesar de todos los exámenes. Además, a la hora de comprarlo fue un "Bueno... No va a pasar nada, si total, me lo leeré después de los exámenes" (5 horas después ya estaba tirado en la cama leyéndolo, sí, así es mi fuerza de voluntad, nula). 
Bueno, hoy os traigo la reseña de este libro, Rojo y Oro, escrito por Iria G. Parente y Selene M. Pascual – Sí, lo pone arriba, pero necesitaba decirlo de nuevo, ¿qué pasa? – Basta ver la portada para saber que el libro va a tener algo que ver con la Grecia antigua. Y efectivamente, este libro va acerca de dioses y humanos, sí, habéis oído bien, DIOSES GRIEGOS. Con lo mucho que me gusta a mi la mitología, debería leer los libros de Rick, sep. 
Si os digo que no he visto Hércules ¿me matáis?


El libro comienza con el juicio de la diosa del Caos, Eris, la cual ha cometido un acto imperdonable y la condenan a pasar su eterna vida en un laberinto rodeada de sus hijos, a salvedad de Orión, nuestro protagonista, el cuál recibe otro destino, vivir como esclavo de la reina de los dioses, Hera, aguantando situaciones que no se lo deseo ni a mi peor enemigo; por otra parte, está Asteria, nuestra protagonista, una amazona que ha tenido que ver como su pueblo ha sido masacrado y todas sus hermanas han sido esclavizadas junto a ella para obligarlas a luchar como gladiadoras para satisfacer al Emperador. Sus caminos se van a cruzar con el mismo objetivo, buscar venganza. Los dos necesitan alcanzar la libertad y están dispuestos a hacer lo que sea con tal de conseguirla.



Bueno, el libro no me ha durado ni una semana a pesar de eso, de estar enredado de exámenes y coger cualquier descansillo para sumergirme en sus páginas y relajar la mente (o bueno, eso querría pensar). La trama es soberbia, me costó horrores separarme de sus páginas incluso cuando me estaba muriendo de sueño, además, añadamos que tanto Iria como Selene han ido mejorando con el paso de los años y cada libro que leo me impresionan lo rápido que avanzan en cuestiones estéticas. Como diríamos en mi casa: "Escribe mú' bonito". 

Los capítulos están divididos en dos, como nos tienen acostumbrados estas autoras, cada uno con el nombre del personaje que va a pasar a narrar la acción; sin embargo, esta vez han introducido unos cantares, recordándonos a las musas de Hércules que iban cantando sus hallazgos por allá donde pasaba. 


Dos protagonistas: Orión y Asteria. Orión, un cacho de pan al que todo el mundo querría adoptar que vamos viendo como va evolucionando y madurando a través del pasar de la páginas. Un muchacho lleno de esperanza, a pesar de las circunstancias que le han tocado vivir, siempre buscando ese rayito de luz que le ilumine el camino. Asteria, una gladiadora de apariencia muy dura, al principio nos hace creer que es invencible, Una persona fiel a sus valores y a sus hermanas amazonas, que hará cualquier cosas con tal de librarla de semejante martirio. Quedé maravillado con el personaje, posiblemente ha sido el que más me haya hecho emocionarme y llorar sin descanso (sobre todo al final). 

Iria y Selene en este libro nos muestran a los dioses de una manera un tanto pintoresca, les quita todo filtro de "divinidady heroicidad" y nos muestran a los personajes como realmente son: un Zeus que posiblemente el título que pueda adquirir sea "Rey de los cuñados", una Hera celosa de su marido, Zeus, que busca poder darle un merecido castigo por otorgarle semejante imagen a ella, la reina de las reinas, la diosa de las diosas. Eris, una diosa menos conocida, a decir verdad, que como diosa del caos que es someterá a todo el mundo bajo su poder con tal de adquirir aquello que anhela. 

Quiero destacar algo bastante especial y es lo bien que están elaboradas distintas sociedades, sobre todo la sociedad amazona. Iria, que ya comentó que se le ocurrió hacerlo una vez entregada la novela, quiso impregnar esa sociedad rodeada de mujeres en la que ¿por qué deberían hablar como hablamos nosotros? Así que veremos como Asteria se refiere a cosas que nosotros nombramos con el masculino en femenino, ya que para ellas el centro de su sociedad son las mujeres y alrededor de ello se han construido todos sus cimientos. 

Esta novela encima está ilustrada por la grandísima Mar del Valle, la cual creo que ha confabulado con Iria y Selene para poner las ilustraciones en el momento justo para poder retorcerte entre feels. Así es que llegó un momento que veía una ilustración suya y arrancaba a llorar sin más. Unas ilustraciones tan bonitas, tan delicadas, que trasmiten tanto... En serio, ojalá poder tener las ilustraciones como postales y recordar esos momentazos. Es muy TOP. Sobre todo la penúltima y la última. Esas caras transmiten mucho.

¿Qué me queda por decir? No sé, ha sido una historia apasionante, no me ha dejado para nada indiferente. Con un final soberbio que para nada me esperaba (sí, algo me olía, pero no ESE final, lo que lo hayáis leído sabréis a qué me refiero), me ha hecho reír, me ha hecho sufrir y sobre todo me ha hecho llorar, en el último tramo era un no parar.

Iria y Selene, unas autoras que no os decepcionarán para nada. ¿Puede que se conviertan en las próximas "Laura Gallego"? Yo diría que sí, su talento no tiene límites y disfrutan con lo que hace que es lo más importante. Así que, os lo recomiendo muchísimo. Leedlo, tanto este libro como los otros que tienen. 

5/5

Comentarios

Entradas populares de este blog

Manuel Bartual ¿Literatura... o no?

Reseña: 36

Reseña: Títeres de la Magia